El proceso de divorcio puede ser complicado y emocionalmente difícil para ambas partes. Una de las decisiones más importantes que se deben tomar durante un divorcio es la división de los bienes, incluyendo la propiedad de la vivienda conyugal.

En Almería, como en el resto de provincias, es importante tasar una vivienda tras un divorcio, así como el resto de inmuebles de titularidad común, para tomar decisiones justas y equitativas en cuanto a la división de los bienes.

Conocer el valor justo para un divorcio en Almería

En primer lugar, es importante conocer el valor real de la propiedad para poder repartir de manera justa y equitativa los activos. La tasación de la propiedad permite obtener una valoración objetiva de la propiedad que refleje su valor real en el mercado. Esta información es esencial para determinar el valor de la propiedad que se debe dividir entre los cónyuges.

En segundo lugar, en el caso de que uno de los cónyuges tenga que quedarse con la propiedad, es importante conocer su valor para determinar el importe de compensación que el otro cónyuge puede recibir por su parte de la propiedad

Si uno de los cónyuges se queda con la propiedad, el otro cónyuge puede recibir una compensación económica por su parte de la propiedad. Esta compensación se basa en el valor de la propiedad y puede ser determinada a través de la tasación.

Además, si se va a vender la propiedad, es necesario conocer su valor para establecer un precio justo en el mercado y evitar pérdidas innecesarias por desconocer el valor real de la propiedad.

La tasación de la propiedad permite establecer un precio justo para la propiedad en el mercado y esto es clave para atraer a posibles compradores y evitar pérdidas.

Qué tener en cuenta al tasar una vivienda en Almería en un divorcio

Es importante tener en cuenta que puede haber numerosas diferencias entre las dos partes implicadas, como puede verse en los siguientes casos:

  1. Puntos de vista diferentes sobre el valor de la vivienda: Cada cónyuge puede tener una idea diferente sobre el valor de la vivienda, basada en sus propias percepciones y conocimientos. Esto puede llevar a una discrepancia en cuanto al valor real de la propiedad.
  2. Uso diferente de la vivienda: Si uno de los cónyuges ha estado utilizando la vivienda como su residencia principal mientras que el otro ha estado viviendo fuera de ella, pueden existir diferencias en cuanto al valor que cada uno atribuye a la propiedad en base a su propia experiencia y subjetividad, ya que las partes disponen de información diferente sobre el estado físico del bien y probablemente sobre los servicios del propio barrio al que pertenece.
  3. Problemas de mantenimiento o reparaciones: Si la propiedad necesita reparaciones o mantenimiento, esto puede afectar su valor y generar desacuerdos entre los cónyuges en cuanto a cómo se debe considerar este factor en la tasación.
  4. Aspectos legales: La legislación puede tener un impacto significativo en la valoración de la vivienda en un proceso de divorcio. Por ejemplo, si la vivienda es de protección oficial, el precio máximo de venta puede estar limitado y ser inferior al valor de mercado en el supuesto de ser una vivienda libre. Es fundamental solicitar una tasación a un experto para determinar estos valores y no llevarnos sorpresas desagradables por incumplir la normativa de aplicación.
  1. Ocupación de la vivienda: Si la vivienda propiedad de la pareja está arrendada a un tercero, el valor de mercado del inmueble puede diferir respecto del valor de la misma vivienda desocupada dependiendo de las condiciones establecidas en el contrato de arrendamiento. Es fundamental solicitar la tasación de la vivienda para determinar el valor real en este caso y no sobrevalorar o minusvalorar la propiedad por no haberlo tenido en cuenta.

En definitiva, tasar una vivienda tras un divorcio en Almería, así como en el resto de provincias, conlleva una serie de ventajas para que el proceso sea lo más aséptico posible y aporte la misma información a ambas partes para que puedan tener un “trámite” lo más tranquilo posible, evitando conflictos adicionales a los que ya de por sí son habituales en una situación de divorcio.

Es esencial contar con profesionales para tomar decisiones informadas y justas en cuanto a la división de los bienes y los acuerdos de compensación, y también para establecer un precio justo en caso de que se vaya a vender la propiedad.

Un tasador experimentado tiene un conocimiento especializado del mercado inmobiliario local, lo que ayuda a obtener una valoración más precisa y objetiva de la propiedad.

Por último, destacar que el coste económico que supone tasar los bienes compartidos en un proceso de divorcio por un tasador profesional suele oscilar entre el 0,15% y el 0,3% sobre el valor total, sin embargo los errores en la valoración que suelen cometer las personas no expertas pueden oscilar de media entre un 10% y un 20% sobre el valor total, por lo que también queda absolutamente patente la conveniencia de tasar las propiedades desde un punto de vista exclusivamente económico.


Si estás en un proceso como este podemos ayudarte a tener una tasación justa, escríbenos.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *